InicioEuropaSanciones de la UE frente a la Cooperación para el Desarrollo

Sanciones de la UE frente a la Cooperación para el Desarrollo

Anuncios

Nicaragua ha estado bajo la mirada atenta de la Unión Europea (UE) debido a una prolongada crisis política y violaciones a los derechos humanos. A medida que se aproxima la fecha de vencimiento de las sanciones impuestas por la UE en mayo de 2020, se plantea un dilema aparentemente paradójico: ¿cómo conciliar estas sanciones con la continua cooperación europea destinada al desarrollo del país centroamericano?

Las sanciones europeas, que han afectado a 21 individuos del régimen nicaragüense, incluyendo a la vicepresidenta Rosario Murillo y a un hijo de Murillo y Daniel Ortega, se han traducido en la congelación de activos en países de la UE y la prohibición de que ciudadanos y empresas de la UE proporcionen fondos a estas personas y entidades. Estas medidas fueron implementadas en respuesta a la escalada de la persecución de la disidencia por parte del Gobierno de Nicaragua.

Sin embargo, aquí surge una aparente contradicción: a pesar de las sanciones y la condena internacional, Nicaragua continúa recibiendo fondos de cooperación europeos. Estos fondos, si bien han dejado de pasar por las instituciones estatales nicaragüenses desde 2018, aún se destinan a proyectos importantes, como la adaptación al cambio climático, el apoyo a pequeñas y medianas empresas y programas regionales. Además, bancos de desarrollo, en los que participan países europeos, financian proyectos de infraestructura, medio ambiente y desarrollo agropecuario en el país.

Esta aparente contradicción plantea interrogantes sobre la coherencia de las políticas europeas hacia Nicaragua. Mientras el Parlamento Europeo y otros organismos suscriben declaraciones de repudio a las violaciones de derechos humanos por parte del Gobierno de Ortega, los Gobiernos europeos, en calidad de socios de instituciones financieras internacionales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial, han aprobado fondos para el régimen. Esto es especialmente notable en el caso del Banco Interamericano de Desarrollo, que ha financiado proyectos en el sector eléctrico, a pesar de que Ortega ejerce un control significativo en esta área.

Desde la crisis de 2018, alrededor de 600,000 nicaragüenses han abandonado su país. Esto parece estar alineado con una política gubernamental de expulsión, tanto de opositores como desde una perspectiva macroeconómica. La población busca empleo y oportunidades en el extranjero, y las remesas enviadas por estos expatriados representan una parte significativa del Producto Interno Bruto de Nicaragua.

En este contexto, el papel de la Unión Europea y otros donantes se vuelve crucial. La UE podría responder proporcionando ayuda humanitaria para abordar las necesidades de los refugiados nicaragüenses, mientras que los países vecinos que acogen a estos refugiados podrían acelerar los procesos para otorgar estatus legal a estas personas. La cooperación económica con Nicaragua se presenta como una opción compleja: cortarla completamente podría afectar al pueblo nicaragüense, pero también debe estar sujeta a condicionalidades y mecanismos de supervisión para garantizar que los fondos lleguen a quienes más los necesitan y no se utilicen con fines políticos.

En última instancia, la decisión de la Unión Europea sobre si prolongar o aumentar las sanciones, junto con su enfoque hacia la cooperación al desarrollo en Nicaragua, deberá considerar el impacto tanto en la población como en el régimen de Ortega, que parece estar dispuesto a hipotecar el futuro del país en busca de mantener el control a toda costa. Este debate plantea preguntas fundamentales sobre la eficacia y la coherencia de las políticas internacionales en situaciones de crisis política y derechos humanos. La UE enfrenta un desafío delicado al intentar equilibrar la presión política con la responsabilidad humanitaria.

Esler Sobalvarro
Esler Sobalvarrohttp://portavozciudadano.com
Esler Jardiel Sobalvarro Leiva es un emprendedor nicaragüense con experiencia en liderazgo sociopolítico y empresarial. Es fundador de Enlace Comercial LLC en Miami y trabajó como miembro del Comité de Asesoría de la Juventud de la Embajada de Estados Unidos en Nicaragua. Actualmente, es el presidente del periódico en línea portavozciudadano.com y defiende los derechos de libertad pública, la democracia y elecciones justas y transparentes en Nicaragua.
Stay Connected
16,985FansMe gusta
2,458SeguidoresSeguir
61,453SuscriptoresSuscribirte
Must Read
Related News

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.