21.7 C
Nicaragua
sábado, junio 25, 2022
#

Obispo Báez: “Los sistemas siniestros, injustos y corruptos, no soportan la verdad”

Must read

El obispo auxiliar de Managua en el exilio, monseñor Silvio Josè Bàez, criticò a los sistemas “siniestros, injustos y corruptos, que no soportan la verdad y que no están dispuestos a escuchar a Dios” y por el contrario calumnian y agreden a los profetas y ofenden y denigran a la Iglesia”.

Durante su homilía dominical de este 30 de enero, señor se refirió a la persistencia y constancia de los profetas predicando la palabra de Dios y a la vez denunciando las injusticias y esas denuncias con la verdad no las soportan los poderosos porque que se “pone al descubierto su maldad y sus crímenes”.

El religioso dedicó su prédica al evangelio de Lucas 4,22 para recordar la expectativa que despertó Jesus en su visita a tu tierra natal Nazaret en donde Jesús lee el rollo del profeta Isaías, con el cual ha anunciado que él, ungido por el Espíritu, llevará la buena nueva a los pobres, la salud a los enfermos y la liberación a los oprimidos, lo que un provocó un primer momento de “admiración y aprobación” de parte de la gente que estaba en la sinagoga, y también comenzó a crearse hacia Jesús un ambiente de duda y de hostilidad.

Le puede interesar: Obispo Báez: Cuando los líderes defraudan a la gente “llegan al poder quienes dominan dividiendo con la mentira e imponiéndose con la violencia”

Una hostilidad al punto de echarlo de la ciudad porque predicaba la verdad que algunos no querían escuchar. El obispo comprò esa actitud con la ue asumen hoy en dìa los “sistemas siniestros” 

Esos sistemas, según el obispo exiliado, “no soportan el anuncio de la verdad y de la justicia que pone al descubierto su maldad y sus crímenes” al tiempo que recalcó que “los poderosos de hoy temen a una Iglesia profética, quisieran ver a la Iglesia encerrada en la sacristía, con la boca cerrada y ojalá doblegada ante ellos”, destacò que esos “poderosos”, al no lograr doblegar a la iglesia católica . “se llenan de rabia con discursos agresivos con los cuales no hacen más que mostrar su propia debilidad y la oscuridad de su conciencia”.

En su sermón, el religioso enfatizó que, en las sociedades injustas, donde los poderosos desean silenciar el sufrimiento de quienes lloran, el profeta vive y habla desde la compasión de Dios por los últimos y olvidados.

Asimismo, recordó que el profeta denuncia las injusticias y llama a la conversión, sacude la indiferencia e introduce una nueva esperanza, invitando a pensar y a construir el futuro desde la libertad y la justicia, la vida y la misericordia. Una sociedad sin profetas se adormece y se acomoda al sometimiento y a las injusticias y advirtió que una Iglesia sin profetas se vuelve temerosa e indiferente ante el sufrimiento humano, corriendo el riesgo de volverse sorda a las llamadas de Dios.

Las palabras del obispo Báez se alzan en medio de una constante avalancha de ataques que mantiene la dictadura de Dabiel Ortega y Rosario Murillo, quienes han llegado a tildar a los jerarcas católicos de “terroristas, golpistas” y hasta de ”demonios con sotana”. 

Le puede interesar: Obispo Báez pide a policías y militares no estar al servicio de “tenebrosos grupos políticos”

No obstante, según destacó Báez, “a pesar de las amenazas, un profeta auténtico, que ha recibido de Dios la misión de hablar en su nombre, nunca se calla” e hizo hincapié en las palabras del Papa Francisco quien dijo que “Un profeta (…) es capaz de discernir, y también de denunciar el mal del pecado y las injusticias, porque es libre, no debe rendir cuentas a más amos que a Dios, no tiene otros intereses sino los de Dios” . Por eso, no se calla.

Asimismo, el obispo auxiliar llamó a retomar dos grandes lecciones para acoger a Dios y colaborar a cambiar la historia: solidaridad y humildad, e insistió que “acogemos a Dios cuando somos solidarios. No hay lugar para la indiferencia, siempre hay que apoyar a las víctimas, proteger a los perseguidos por el poder y a los exiliados que huyen para salvarse”. 

“Como Jesús, no huyamos ni nos escondamos. Sigamos abriéndonos paso en medio de la gente, en medio de las dificultades de la historia y el rechazo humano. Como el sembrador, que abre surcos en el campo para sembrar la semilla (Cf. Lc 8,5), abrámonos paso en la vida para anunciar la Palabra de Dios. Anunciemos el evangelio sin temor, con entusiasmo, sabiendo que, a pesar del rechazo y la maldad humana, la palabra de Dios no está encadenada”, finalizó su prédica monseñor Báez.

- Advertisement -spot_img

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisement -
#

Latest article